viernes, 6 de octubre de 2017

O Pasatempo, probablemente el mejor parque del mundo

En la histórica y hermosa ciudad medieval de Betanzos, a pocos kilómetros de A Coruña, existe una atracción que a menudo pasa desapercibida en las guías y recomendaciones turísticas sobre Galicia: el parque de O Pasatempo. La denominación sólo se corresponde parcialmente con lo que ésta infraestructura realmente es, ya que lo que tiene de parque, por estar rodeados de árboles, jardines y al aire libre, lo tiene también de parque de  atracciones y de enciclopedia universal. Pero... ¿cómo se conjugan todos esos elementos en un mismo espacio?


martes, 14 de febrero de 2017

Empanada de pescado y conchas, estilo coruñés

LAS RECETAS DE MI MADRE, AS RECEITAS DA MIÑA NAI

En esta ocasión, y sólo para l@s amig@s de A la gallega, os contamos la ancestral preparación de una receta familiar de una empanada de pescado al estilo coruñés, tal y como la hacía mi abuela y como hoy en día la hace mi madre, homenajeando con su buen hacer el arte culinario de toda una familia de grandes cocineros y comensales. Si queréis saber cómo se hace una empanada de pescado deliciosa, aquí la encontraréis.



sábado, 28 de enero de 2017

De pinchos por Ourense

Tapeo y cuncas de toda la vida por el casco vello de Ourense

La ciudad termal del sur de Galicia cuenta con un preciso casco histórico, notablemente restaurado, que se extiende alrededor de la magnífica catedral, encajonada entre estrechas rúas, plazoletas y soportales, y en donde se encuentra una buena parte de la oferta gastronómica y de ocio de la capital.

Praza do Ferro, Ourense
En esta ocasión, ante la pregunta habitual del turista ¿dónde ir de pinchos por Ourense? quisiera hacer homenaje a los locales ourensáns con más solera y arraigo tradicional, y que cuentan con algunos de los mejores pinchos de la ciudad, en su formato clásico.

Bar San Xes
Si hablamos de buenos vinos y queixos do país, Mesón O Queixo, situado en plena praza de Eironciño dos cabaleiros, es siempre un acierto. Lugar de encuentro de los artistas de la vieja Auria, cuenta con una amplia terraza en dicha praza y, un secreto, una terraza en altura, desde donde divisar las cuatro esquinas de este recoleto rincón.


En la animada rúa da Paz, frente al teatro Principal existen dos taperías de referencia, San Xes, con deliciosos callos, empanadillas caseras de zorza, carne y bonito y un sabroso guiso de almejas los fines de semana; y prácticamente  a su lado, el bar Orellas, la referencia ourensana para todos los derivados del cerdo, oreja, rabo, morro, prensados de cocido gallego... todo ello regado con vinos blancos del Ribeiro servidos en las tradicionales y hermosas cuncas.




 Bar Fuentefría


Otro lugar particularmente tradicional donde tanto el pincho del típico pulpo á feira como la tapa de orella, guarnecida de su grelo y su patata o cachelo, son una obligación, es el bar Dos Escudos, conocido así por la falta de cartel y por situarse en los bajos de un edificio medieval doblemente blasonado, y localizado, como aclaración a los más despistados, junto al museo provincial de Ourense.

En la rúa Viriato, que va desde la praza do Ferro, entrada oficial desde el centro de la ciudad, hasta la intersección de las rúas Fornos, Lúa y Pizarro, encontramos el bar Fuentefría, el local donde posiblemente se encuentre el mejor pincho de xamón asado de la ciudad, junto con algunos sabrosos afumados caseros de pescado como el atún , el salmón o la espectacular anchoa, de tamaño descomunal, todos ellos regados con una  destacada bodega gallega y nacional.



O Eironciño

Y como posible colofón, y desandando tan sólo unos metros, en plena Praza do Ferro en su confluencia con la rúa Santo Domingo, un pincho de calamares en O Eironciño, acompañado de una sidra gallega artesana o volviendo a brindar con una penúltima cunca de blanco o tinto de la vecina comarca de O Ribeiro.


Pero en un lugar como Ourense y hablando de una cultura gastronómica y vinícola como la gallega, las referencias en nuestra ciudad son abundantes, y en un próximo artículo daremos un suculento repaso a otras propuestas culinarias de la vieja Auria.


Bó proveito!!

miércoles, 18 de enero de 2017

Roberto Regal, meigo del vino

Gal: En xaneiro, mellor carballo ca castiñeiro
Esp: En enero, mejor roble que castaño

Roberto Regal es un tipo especial en el mundo del vino y quizá más aún en el micromundo del vino gallego. Enólogo, colleiteiro, empresario y creador incansable, rara avis  en la ribeira sacra y hombre xeitoso (curioso, mañoso en gallego) y honesto en su ancestral oficio. No en vano su abuela ya fue la primera valiente en etiquetar un vino ecológico en la Ribeira Sacra, que fue también el primer vino con ese marchamo en toda la viticultura gallega. Su amor por Galicia y más concretamente por su hermosa comarca, la ribeira sacra alta, le hizo apostar desde el primer minuto por un cultivo sostenible y biodinámico, por salvaguardar la tierra de sus ancestros y las variedades autóctonas de la uva, y por aprender de sus mayores los secretos de esta cultura que en estos parajes es vida. 


Entre los bancales imposibles repartidos por las abruptas colinas que caen hacia el río Miño, Roberto Regal busca los mejores lugares donde llevar a cabo su proyecto y recupera otros antiguos viñedos, auténticos tesoros para el viticultor sensible al patrimonio  natural que le rodea. Toalde, su buque insignia, es perfecto reflejo de su saber hacer, Un mencía natural, con el sabor de aquellos vinos tintos que ya hace siglos encandilaron a media Europa y  aún hace más a Roma entera. Y como todo creador su abanico toca hasta 20 vinos cada año, todos honestos, todos equilibrados y notables o sobresalientes. O neno da Ponte, A raña, Papeiros e rabudos... todos contienen parte de ese amor y ese alma con el que cada año nos premia este meigo (brujo en gallego) de los caldos, para recordarnos de donde venimos y para alegrarnos cuando los bebemos.


Y no en vano, uno de sus corchos reza: “O meu viño é para beber, non para presumir”. Amén



Bó proveito

sábado, 3 de septiembre de 2016

Bonito del norte se escribe con b de Burela

Setembro, ou levas as pontes, ou secas as fontes

 

Septiembre, o te llevas los puentes, o secas las fuentes

 

Credits: Wikipedia

Al bonito del norte se le conoce con el nombre del príncipe azul del mar, por su sabor, sus cualidades gastronómicas y la calidad de su carne. Y en el norte de la costa gallega, concretamente en Burela, se encuentra el puerto bonitero más importante de todo la cornisa cantábrica, y en consecuencia, de toda España. Burela, todo un referente en la pesca del bonito y la merluza, entre otras especies, cuenta con una rica historia que se remonta a la población castrexa costera de O Chao do Castro, donde tuvo lugar el hallazgo del famoso torques de Burela, una de las joyas de la cultura ancestral galaica más importante. Durante la época medieval, los muelles burelenses fueron un puerto ballenero de renombre, y junto a barcos vascos pescaban y procesaban la carne y el aceite de las ballenas. La extinción de la ballena blanca del litoral cantábrico en el siglo XVIII, provoca una crisis en la economía del territorio. A finales del XIX la industria conservera, la pesca de bajura y el interés por la pesca del bonito recuperan el dinamismo industrial de la zona, que se mantiene en nuestros días, siendo la primera referencia  en toda España en cuanto a la pesca del bonito del norte, más valorado incluso que el famoso atún rojo.

El tipo de pesca del bonito de Burela se realiza de modo sostenible, con antiguas artes de pesca como es la llamada técnica del curricán, consistente en pescar con una larga caña de cinco metros, hecha de una madera resistente y flexible en la que se cuelga un anzuelo para ir pescando pez a pez, sin redes, de manera que las capturas son seleccionadas, sin dañar a otras especies y sin alterar los fondos marinos. En la actualidad estos barcos emplean cerdas plásticas de llamativos colores para ocultar el anzuelo en sus cañas. Antiguamente, en esta técnica se empleaban las hojas del maíz, cortándolas en tiras para ocultar el anzuelo y atraer al bonito.


La campaña pesquera del bonito del norte en Burela comienza a mediados de junio y termina en septiembre, cubriendo la época estival y teniendo su colofón el primer fin de semana de agosto con  “A feira do Bonito”, una fiesta de exaltación gastronómica de éste y otros productos gallegos en pleno muelle burelense. Bonito a la plancha, cocido, en empanada, con tomate... y en rollo, una deliciosa receta propia de esta zona de la mariña de Lugo, cuya elaboración comentaremos en un próximo post.

lunes, 25 de mayo de 2015

Montefurado, el Dorado gallego



Maio hortelán, moita folla e pouco gran

Mayo hortelano, mucha hoja y poco grano

El concello de Quiroga, comarca del sur de Lugo, conocida por su aceite de oliva y sus antiquísimas minas de oro, posee una historia especial, contada a través de su paisaje, y cuyo origen más brillante, nunca mejor dicho, tiene su epicentro en el lugar de Montefurado, un idílico entorno de montaña marcado por la sinuosa cicatriz del caudaloso rio Sil; una cicatriz ampliada por la industria extractiva del oro en tiempos de los romanos.


¿Y qué visitar en la zona de Quiroga?

miércoles, 13 de mayo de 2015

Mondoñedo, la Bretaña del sur

As sardiñas en maio pingan no borrallo
Las sardinas en mayo gotean en el rescoldo


Mondoñedo es una pequeña ciudad monumental del norte de la provincia de Lugo, situada en un fértil y hermoso valle, rodeado por montañas tapizadas de verdes y cuya arquitectura medieval ha sido declarada conjunto-histórico artístico. Su historia se remonta a la Edad del bronce, entre dólmenes y castros, y en las cuevas de montes aledañas al lugar, como son las recomendables Covas do rei Cintolo, 5 kilómetros subterráneos plagados de estalactitas y estalacmitas, y donde se encontraron útiles de la época y un puñal de hierro de la época celta. Tras la colonización romana, de la que aún se conservan restos de calzadas romanas en la zona, así como de bronces de Marco Aurelio y de Adriano, la llegada de un grupo de bretones en el siglo V se convierte en el comienzo del despegue definitivo de la región, con la creación de la diócesis britoniense en este bello lugar. Ya en el siglo X, y conocida como Valibria, ostentaba el título de capital de la región Britonia. Así, Mondoñedo se convirtió en capital de una de las siete comarcas del reino de Galicia, y prueba de ello son sus pazos, sus casas blasonadas y su monumental catedral románica cisterciense, datada del siglo XIII. Fue además un bastión del reino de Galicia durante la anexión de los Reyes Católicos, y refugio del mariscal Pardo de Cela, noble de la comarca, que resistió valientemente el embite castellano en el castillo de la Frouxeira, hoy ya ruinas, en lo alto de un monte próximo a la villa.